Comparte este artículo!

Razones vocacionales, económicas y de rendimiento académico son los principales casos en que los estudiantes abandonan sus carreras una vez ingresan a la Universidad.

El informe del Servicio de Información de la Educación Superior (Sies) del año 2012 es lapidario con la deserción que existe en Chile. En él, se especifica que el 30% de los estudiantes abandona su carrera al primer año de haber ingresado a la educación superior. Esto quiere decir que 3 de cada 10 jóvenes dejan sus estudios.

Pese a estos datos a nivel local, Chile es el que presenta mejores números de deserción en América Latina, según el último informe PISA del año 2012 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), superando a Argentina y Brasil. Sin embargo, el tema preocupa en la región, ya que el 50% de los estudiantes del continente abandona sus estudios antes de terminarlos.

Una de las razones más comunes dentro de este porcentaje a nivel nacional se encuentra en el aspecto vocacional. Según el informe de la Sies, los estudiantes no se sienten preparados para la carrera que eligieron, ya sea por presiones familiares o bien por experiencias ajenas.

Este punto va muy ligado a lo psicológico, la que se incorpora como otra de las causas que inciden en que un estudiante abandonar su carrera. La preparación posterior a la Universidad puede jugar un factor importante a la hora de sentirse preparado para enfrentar una carrera, por eso que tanto lo vocacional como lo psicológico van unidos.

El tema económico es quizás el más importante que motiva el abandono de los estudios. Los altos aranceles y la menor posibilidad de acceso a créditos o becas para cubrir sus estudios forman una traba crucial. Para el informe del Mineduc, Deserción en la Educación Superior en Chile, el modelo económico va muy ligado a los beneficios que se ofrecen para diferentes clases sociales. Si un alumno ve en una actividad externa un beneficio económico mayor al de estar estudiando una carrera, la deserción será segura.

“En estos casos, el costo de oportunidad también es considerado, por lo que si los beneficios de alguna actividad alternativa son mayores que los de permanecer en la educación superior, se esperaría que el estudiante deserte (por ejemplo, costo de oportunidad del trabajo)”, según explica el informe.

Si bien lo antes mencionado no refleja que los estudiantes al desertar en primer año una carrera, ya sea en una Universidad, Centro de Formación Técnica o Instituto Profesional, no retomen sus estudios más adelante. Un 44% del 30% mencionado antes, vuelve a reintegrarse dentro los próximos tres años de abandonado sus estudios iniciales. Esto, acorta la brecha a los que nunca vuelven a estudiar en un 17,2%, según Mineduc.

Aun que la cifra baja, sigue siendo un tema país al que hay que ponerle atención. Para ello, tanto el Mineduc como diferentes organizaciones trabajan en ese enfoque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *