Comparte este artículo!

Chile está por debajo de la media en la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) en los ramos de matemática, ciencias y en lectura. Estas cifras preocupan, por lo que el mismo organismo propone claves para mejorar esos niveles. 

Para la psicóloga Lorena Bravo C., “un estudiante con bajo rendimiento escolar presenta un “riesgo”, es decir aumenta en él la probabilidad de presentar alteraciones conductuales y emocionales”.

En su artículo en educarchile.cl, la profesional enfatiza que “cuando un niño repite, no sólo es un fracaso de él, sino de  los padres y de todo el sistema educacional, por lo tanto, estos tres sistemas están fallando y las intervenciones deben ser abordadas por todos”.

Sobre esto, la OCDE plantea varios puntos para mejorar el bajo rendimiento escolar. En el informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) del 2012, se detalla que en Chile un estudiante socio-económicamente desfavorecido tiene una probabilidad 6 veces mayor de tener un bajo rendimiento que un estudiante favorecido.

De este informe, la OCDE concluye que los gobiernos deben tomar el bajo rendimiento como parte sus políticas y recomienda ciertos puntos a los que se debería apuntar.

  • Priorizar la reducción del número de alumnos con un rendimiento bajo.
  • Eliminar las múltiples barreras al aprendizaje.
  • Crear un ambiente exigente en colegios para apoyar a los alumnos.
  • Ofrecer medidas de apoyo suplementario lo antes posible.
  • Promover la participación de padres y comunidades locales.
  • Alentar a los alumnos que saquen el mayor provecho de las ventajas educativas disponibles.
  • Identificar a los alumnos con bajo rendimiento y crear una estrategia política a medida.
  • Ofrecer apoyo específico a escuelas o familias desfavorecidas.
  • Programas especiales para alumnos inmigrantes, de idiomas minoritarios o vivan en zonas rurales.
  • Abordar los estereotipos de género y apoyar a las familias monoparentales.
  • Reducir las desigualdades en el acceso a una educación temprana a limitar el uso de la agrupación de alumnos por habilidades.

Importante es que estas políticas públicas que propone la OCDE se comiencen a considerar ya que según el propio informe, “si todos los estudiantes chilenos de 15 años alcanzasen por lo menos el nivel básico de rendimiento en PISA, el PIB de Chile en 2095 podría ser un 35% más elevado“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *